ALTEA.- El Ateneu Musical de Cullera gana el Certamen Internacional de Bandas de Música Villa de Altea

La Sociedad Ateneu Musical de Cullera, Valencia, se alzó ayer con el primer premio del 41 ‘Certamen Internacional de Bandas de Música Villa de Altea’, CIBM, que ha organizado la Sociedad Filarmónica Alteanense, con el impulso del Ayuntamiento de Altea, tras dos años en los que no se ha celebrado.

El certamen, celebrado en Palau Altea, fue presidido por el alcalde de Altea, Miguel Ortiz, y al mismo también asistieron otros miembros de la Corporación Municipal.

La formación valenciana obtuvo la mención de honor con 567,9 puntos; la Banda Sinfónica Ciudad de Baeza, Jaén, 542’1; la Associaçao Recreativa e Musical Amigos da Branca, Portugal, 518’4; y la Agrupación Socio-Cultural Banda Artística de Merza, Pontevedra, 503’8. Todas las formaciones recibieron el primer premio por superar los 500 puntos en una competición en la que la puntuación máxima son 600.

Vicente Soler, director de la Sociedad Ateneu Musical de Cullera, y Paulo Jorge Augusto Martins, director de la Associaçao Recreativa e Musical Amigos da Branca, obtuvieron la batuta de oro por haber conseguido el primer premio en tres ediciones: 1990, 2008 y 2014 y 2006, 2007 y 2014, respectivamente. El Ateneu, tras vencer en el CIBM de Valencia y Altea, consigue los primeros premios en dos de los certámenes más importantes del mundo en su categoría, un éxito que ya logró en 2008. La Agrupación Socio-Cultural Banda Artística de Merza recibió el corbatín de oro por haber obtenido el primer premio los años 2004, 2006 y 2014.

El premio al mejor solista fue para Vicent Castelló, tuba del Ateneu Musical de Cullera.

El alcalde de Altea, Miguel Ortiz, hizo entrega a la banda ganadora de Cullera del ‘Trofeo Filharmònica’, máxima distinción a la mención de honor.

El CIBM Villa de Altea entregó a la banda sinfónica ganadora 7.500 euros y el trofeo de la sociedad musical. Las otras tres formaciones recibieron 1.500 euros por su participación. El prestigioso certamen de Altea, el más importante de Alicante y el único de ámbito internacional, fue seguido por más de 3.500 personas a través de Internet.

Juan Tomás Laviós, presidente de la SFA, ha asegurado que “el certamen ha sido un éxito y servirá para impulsar un proyecto de futuro y de prestigio en el panorama musical internacional”. Laviós, ha afirmado que “la sociedad musical ya está trabajando en el diseño y características de la edición de 2015 e insta al ayuntamiento y al Palau Centre d’Arts de Altea a seguir apoyando de manera decidida al CIBM Villa de Altea”.

La entrega de premios se llevó a cabo por Vicent Llimerà, director del Instituto Superior de Enseñanzas Artísticas de la Comunidad Valenciana, ISEACV, en representación de Maria José Català, consellera de Educación, Cultura y Deporte; Miguel Ortiz, alcalde de Altea, Jesús Ballester, concejal de Presidencia, Remigi Morant, vicepresidente de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana (FSMCV), y Juan Tomás Laviós, presidente de la SFA.

Como actividades previas al certamen, en la mañana del sábado, 6 de diciembre, se llevó a cabo un foro de debate, cuya presentación corrió a cargo del edil de Presidencia, Jesús Ballester, en el que se disertó sobre ‘’Historia, excelencia y proyecto de futuro del CIBM Villa de Altea’’. En el foro se analizó la problemática actual y se plantearon propuestas de futuro que servirán para elaborar un documento final con las aportaciones y conclusiones planteadas en las ponencias, mesa redonda y debate por los ponentes.

Al certamen también han asistido diversas personalidades del mundo de la música como Yaron Traub, director de la Orquesta de Valencia; Rafael Sanz Espert, director de la Banda Sinfónica Municipal de Madrid; Bernabé Sanchís, exdirector de la Banda Municipal de Alicante; los compositores Juan Gonzalo Gómez Deval, Eduardo Montesinos, Luis Serrano Alarcón, y miembros de la junta directiva de la FSMCV, entre otras autoridades. Consolat de Mar, colaboradora del concurso, hizo entrega de cinco instrumentos a las cuatro sociedades musicales que participaron en la competición y a la Sociedad Filarmónica Alteanense.
El CIBM Villa de Altea ha visto pasar a 175 bandas de música procedentes de cuatro continentes (Europa, América, África y Asia), 16.000 músicos, 125.000 espectadores, interpretar 600 obras y entregar 60.000 euros en premios desde su inicio. La SFA agrupa a 180 músicos, 320 alumnos de la escuela de música, 1.000 socios y diferentes secciones: banda sinfónica, orquesta de pulso y púa, orquesta de cámara, grupo de dulzainas y escuela de música y danza. Pertenece a la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana, una asociación que aglutina a 545 sociedades musicales con 40.000 músicos, (el 50% de España) 60.000 alumnos y 200.000 socios.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario