ALTEA.- El Ayuntamiento seguirá combatiendo al Picudo Rojo

El Consistorio alteano invertirá 18.000 euros para sustituir las palmeras taladas por esta plaga en las calles parques de la localidad

Desde el año 2004 que se detectó en Altea la primera plaga de Picudo Rojo, han sido muchas las palmeras afectadas por esta especie de coleóptero que ha arrasado decenas de palmeras, en parcelas públicas y privadas. Toda esta plaga desarrolla su ciclo en el interior de la palmera, y cuando la han destruido por completo, pasan a colonizar otro ejemplar sano de palmera. Por ese motivo el tratamiento y la detección es vital para evitar que se propague el Picudo. La larva perfora galerías de más de un metro de longitud en los troncos, y atacan en su mayoría a las denominadas palmera canaria y palmera datilera, que son las que más abundan en nuestra zona.
En todo este tiempo, el Ayuntamiento de Altea ha intentado controlar este tipo de plaga e intentar frenar el número de ejemplares afectados. Según Jaime Sellés, Concejal de Escena Urbana, “en Altea hemos trabajado todos estos años de forma concienzuda para frenar su efecto, pero los resultados han sido muchas veces descorazonadores”. El edil visitó la Avenida de La Nucia, una de las zonas más afectadas del municipio por el Picudo Rojo en cuanto a palmeras de dominio público. En total se han tenido que talar 10 palmeras, sólo en este vial de Altea.
Por todo ello, el Ayuntamiento quiere repoblar esas zonas afectadas. Según Sellés, “queremos sacar los tocones que quedan todavía y reemplazarlos por otras palmeras u otro árbol que sea más duradero. Para ello contamos con un presupuesto de 18.000 euros para poner en marcha esta actuación en todo el municipio, y esperemos que por lo menos sea suficiente para desarrollarla”.
Finalmente, el edil de Escena Urbana quiso recordar a vecinos y propietarios de parcelas con palmeras, que pese a que este año se ha reducido considerablemente la intensidad del Picudo Rojo y parece controlado, no deben de bajar los brazos porque se trata de una plaga que permanece latente, y en estas semanas donde las temperaturas han seguido siendo altas, es muy fácil su propagación.

Consejos para su detección

El picudo suele dejar unas señales en lo que es el cuello de la palmera, aunque también se han detectado casos a nivel de la raíz. Por todo ello, lo más recomendable es dejarse asesorar por un jardinero profesional. Una vez detectada la infestación, el jardinero tiene que evaluar si se puede realizar una poda terapéutica o se tiene que podar todo el ejemplar porque la palmera esta muy infestada. Es muy importante que cada propietario controle la plaga, a nivel particular, para evitar su propagación.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario