ALTEA.- El interés de este equipo de gobierno por la protección de la Sierra de Bèrnia va más allá del puro interés partidista, que sí que muestra Cipal

La concejala de Urbanismo, Imma Orozco, se ha manifestado al respecto de una nota de prensa emitida desde Cipal, en la que el edil Miguel Ángel Capilla afirmaba que todas las administraciones han presentado a alegaciones al PAI Anhibits-Margequivir, excepto el Ayuntamiento de Altea, afectado de primera mano por este posible desarrollo en término de Callosa d’en Sarrià. Según ha explicado Orozco, “Capilla insinúa claramente que no se han presentado por la falta de interés de este gobierno por la protección de la sierra de Bèrnia”.
En este punto, la regidora ha querido matizar “esas declaraciones tendenciosas, puesto que el Ayuntamiento de Altea está concluyendo sus alegaciones –en tiempo y forma- para defender los intereses de nuestro pueblo ante un proyecto que lo afecta plenamente”.

Orozco ha remarcado que “desde el nuevo equipo de gobierno no se ha dudado en ningún momento que así lo teníamos que hacer y nos hemos asegurado que los técnicos recogen en ese documento todos aquellas extremos que consideramos cuestionables: la proximidad en la zona protegida de Bèrnia en nuestro término, el vial que propone de conexión con la AP-7, el tratamiento de sus aguas residuales o el impacto visual”.

Para Orozco, “el portavoz de Cipal conoce de primera mano, porque se le ha explicado tanto por parte de la concejala como de los técnicos municipales, en qué estado se encuentran las alegaciones y, por lo tanto, entendemos que la única finalidad de estas declaraciones es sembrar dudas sobre el trabajo de este equipo de gobierno y contaminar”.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario