ALTEA.- La Concejalía de Infraestructuras y Ciclo Hídrico dan a conocer las inversiones para el 2017

El edil de infraestructuras y ciclo hídrico, Roque Ferrer, afirma que en estas mejoras el ciudadano será el más beneficiado

Desde las concejalías de Infraestructuras y Ciclo Hídrico, Roque Ferrer el edil de estas áreas, ha dado a conocer las inversiones que a lo largo del 2017 se van a realizar en las en nuestro municipio.
Según el propio Ferrer serán unas inversiones que sin duda redundarán en una mejora de la calidad de vida de las alteanas y alteanos.

Referente al área de Infraestructuras, el concejal nos avanzaba, que serán € 55.539,69 € los que se destinaran a instalar acera y alumbrado en la zona comprendida entre el edificio del antiguo matadero municipal y el polideportivo, para dar así una mejor seguridad a los peatones y una continuidad a la vía Dianium, o corredor verde, que la conecte con el núcleo urbano; 32.500 € se destinarán a sufragar los honorarios del proyecto y de ejecución de las obras de mejora de la accesibilidad y eliminación de barreras arquitectónicas de la casa de Cultura; se invertirán 29.000 € en el Conservatorio Municipal donde se instalará un ascensor cumpliendo así con la ley de accesibilidad; 10.000 € y 16.000 € serán para el asfaltado de diferentes zonas y para instalar una caseta de socorrismo en la playa de «l’Espigó» respectivamente y además «l’Espigó» tendrá también otra inversión de 20.000 € para realizar instalaciones que la convertirán en playa accesible; una de las mayores inversiones será la que tendrá el cementerio municipal ya que 167.700 € serán para la construcción de nichos nuevos y reparación de los bloques antiguos; también se van a invertir € 33.000 en la mejora de los parques infantiles; hay propuestos 21,780 € para desarrollar un anteproyecto de soterramiento de cableado del casco antiguo; así como 40.000 € para sufragar la contratación del servicio de balizamiento de playas y también instalación de anclajes ecológicos.

Por otra parte, Ferrer; también quiso informar de a qué se va a destinar el dinero de la concejalía de Ciclo Hídrico, para la que 10.500 € se destinarán a reparar alcantarillado que está más que deteriorado; se van a invertir 22.000 € en el pedido de trabajos técnicos en consultorías para fiscalizar las concesiones derivadas de esta concejalía con el fin de reducir así el coste que paga la ciudadanía por estos servicios; 60.000 € serán para satisfacer el pago al Ayuntamiento de «Callosa d’en Sarria», suministrador de agua potable a la urbanización Santa Clara, en el caso de que la UTE «Aigües d’Altea» no obedezca a los requerimientos de esta concejalía como ha ocurrido en varias ocasiones; se destinaran 40.000 € para dotar de recursos cualquier orden de ejecución, como por ejemplo la mejora del drenaje de aguas pluviales para evitar la inundación del paso por debajo de la vía del ferrocarril en la C/Garganes; además se dotará con 30.000 € un partida de contingencias para estar prevenidos en periodo de sequía.

Por último, Roque Ferrer ha querido destacar que para las concejalías que representa, ha estudiado minuciosamente en qué se destinará el dinero de la ciudadanía, ya que es el pilar fundamental y es quien realmente debe verse beneficiada de cualquier paso que se dé desde el ayuntamiento además de optimizar sus recursos y sacarles el mayor rendimiento posible que se ha logrado debido a la gestión diferenciada respecto al gobierno anterior, en la contratación menor, que ahora se piden al menos 3 presupuestos para cada trabajo y se selecciona aquel que supone una ventaja económica, es decir, introduciendo elementos simples pero claves como la pública concurrencia ligada a la competencia empresarial, en cambio antes habían empresas con inscripción fija en el ayuntamiento a pesar de ofrecer precios superiores a los de mercado. Tanto es así que sólo por este hecho, las alteanas y alteanos están disfrutando de 45.000 € anuales más sin ver incrementados sus impuestos, debido al ahorro de 15.000 €/año que supone la reducción del coste de mantenimiento de las instalaciones de los edificios municipales, en cuanto a la conservación de las bocas de incendio, extintores, calefacción, climatización y agua caliente sanitaria, o los 30.000 €/año ahorrados en la contratación de todas las obras, como: la construcción de nichos en el cementerio municipal; la eliminación de barreras arquitectónicas en la vía pública; mejora de los colegios públicos; ampliación del espacio para los peatones; mejora de la seguridad mediante la instalación de alumbrado público; también a través de la decisión de cambiar todas aquellas bombillas incandescentes, halógenas o fluorescentes fundidas por unas de tecnología LED lo que no estaba haciendo hasta ahora; destinándole una finalidad a la posidonia oceánica dentro de nuestro municipio, una vez se retiraba de nuestras playas, en vez de llevarla al vertedero de El Campello con el ahorro energético, de polución y recursos económicos que ello supone; así como la sustitución de todas aquellas tuberías de transporte y distribución de agua potable, siempre con criterio preventivo, que quedaban dentro de los ámbitos de obra en la vía pública ejecutados durante esta legislatura, bien porque estaban cerca del límite de su vida útil o porque eran de materiales prohibidos por su insalubridad, como el asbesto-cemento, en contraposición a la gestión del anterior equipo de gobierno PP-CIPAL que eran partidarios de las medidas correctivas, o de maquillaje, mucho más caras económicamente y medioambientalmente, las cuales provocan la apertura de los pavimentos de aquellas calles recién acabadas con las correspondientes fugas de agua aparejadas o en caso de no rotura, la pervivencia en el subsuelo de materiales incompatibles con la salubridad o cerca de su vida útil con el riesgo que ello supone.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario