ALTEA.- La Fundación Frax acoge la mayor retrospectiva del pintor alemán Eberhard Schlotter que se organiza fuera de su país

El pasado viernes se inauguraba la exposición de Eberhard Schlotter ‘’Vida por el arte, arte lleno de vida’’ que acogía la sala Pedro Delso de la Fundación Frax fruto del convenio entre ésta y la Fundación Eberhard Schlotter Altea.
La muestra es la más amplia retrospectiva que se organiza sobre la obra del artista alemán Eberhard Schlotter fuera de su país, y podrá visitarse hasta el 21 de mayo. Se trata de una exposición de 124 obras que abarcan parte de su trayectoria desde los años 50 hasta el final de su vida artística.
La exposición incluye óleos, aguafuertes, acuarelas, litografías, dibujos y grabados en madera, además de fotografías familiares y en plena producción en sus estudios alteanos, sus herramientas de trabajo, parte de los textos que tanto le gustaba escribir, y elementos curiosos de los que se rodeó en vida.
Las obras de la exposición proceden de los fondos de la Fundación Schlotter de la Comunidad Valenciana y de la colección particular de su hija Sibylle, que es comisaria de la muestra. La Fundación Frax ha editado un catálogo que podrá adquirirse en las instalaciones.
La exposición fue inaugurada por el presidente de la Fundación Frax, Matías Pérez Such; el presidente de la Fundación Schlotter y alcalde de Altea, Jaume Llinares; la comisaria de la muestra y el alcalde de l’Alfàs del Pi, Vicente Arques. Al acto asistieron familiares del artista llegados desde diversos puntos de Alemania y Noruega; los ediles de Cultura de Altea y l’Alfàs, Diego Zaragozí y Mayte García, respectivamente; así como el presidente de la Fundació Caixaltea, José Miguel Cortés, entre otros.
Jaume Llinares destacó en su intervención la importancia de considerar la comarca de la Marina Baixa como “un todo” en lo que respecta a material cultural, una idea de comarcalización aplaudida por los presentes cuando el primer edil alteano enfatizó que “todos ganamos cuando se hace un trabajo común”.
Para el presidente de la Fundación Frax, Matías Pérez Such, se trata de “una oportunidad para conocer la obra de este magnífico artista, que fue profeta en su tierra y fuera de ella”. Obras de Schlotter cuelgan en museos de Alemania, Francia, Gran Bretaña y España, además de en diversos países sudamericanos, con los que creó fuertes lazos de amistad. Sibylle Schorlemmer destaca que se trata de “una exposición única, que recorre prácticamente toda la producción artística de Schlotter en las diferentes técnicas que dominó”.
La muestra no está exenta de ciertas curiosidades. En tres vitrinas se exponen las herramientas que Schlotter utilizó para dar forma a sus óleos y acuarelas, así como planchas de aguafuertes y el discurso que leyó cuando ingresó en la Real Academia de San Fernando de Madrid.
La vinculación de Schlotter con Altea es innegable. En estas tierras empezó a pintar en 1956, en una casa que compró en la zona de Cap Negret. Años después se trasladó al casco antiguo, en cuyos talleres dio forma a una vastísima producción. Allí recibía a sus alumnos llegados de Alemania, a los que aconsejaba pintar en unos jardines sitos frente a L’Olla. Hoy, esos jardines llevan su nombre, y fueron inaugurados por el embajador alemán en España.
En las próximas semanas se organizarán recorridos por la muestra en noruego, alemán y español.

Amplia trayectoria
Schlotter nació en Hildesheim (Alemania) en 1921 en el seno de una familia de artistas. Era hijo mayor del escultor y profesor de arte Heinrich Schlotter, y sus hermanos fueron el renombrado escultor Gotthelf Schlotter, y Georg y Jeanne Irene, también artistas. Falleció en Altea (Alicante), el 8 de septiembre de 2014.
Desde su infancia, Eberhard Schlotter se sintió atraído por las artes. En 1934 apareció su primer dibujo a pluma en un periódico. Pronto dio a luz su primer grabado y realizó su primera exposición individual. En 1939 empezó sus estudios en la Academia de Bellas Artes de Múnich. En 1941 participó como artista más joven en la Gran Exposición de Arte Alemán de Múnich. Sus obras disgustaron a los representantes del Partido Nazi.
Instalado desde 1956 en Altea (Alicante), su Fundación tiene sede en esta localidad, donde tuvo su estudio, y en la alemana de Celle.
Fue profesor en la Escuela de Artes Plásticas de Hamburgo y catedrático de la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia. En 1972 fue designado miembro correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Schlotter es considerado uno de los mejores grabadores en el panorama internacional y el gran maestro de aguafuerte.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario