ALTEA.- Por fin se actúa en la casa ocupada del Puerto

La concejala de Urbanismo, Imma Orozco, ha querido informar sobre el proceso que se ha seguido hasta llegar a la actuación que se ha ejecutado en el solar y la casa que se encuentra en la esquina de la calle La Llum y la Avenida del Puerto.

Para Orozco, “la situación de degradación y de peligrosidad que se ha vivido en este lugar ha estado en boca de todos los alteanos y alteanas y por eso consideramos que es bueno que sepan cómo se ha actuado por parte del Ayuntamiento”. Según la concejala de Urbanismo, pocas semanas después de entrar a gobernar pidió a los servicios jurídicos del departamento que iniciaran el proceso pertinente para dar solución a una situación de insalubridad y peligrosidad evidente en una zona tan transitada como es la primera línea.

La sorpresa, explica, “fue enterarme de que, desde el año 2009, cuando se intentó contactar por primera vez con los propietarios, no se había seguido ningún trámite más para arreglar la situación, ni siquiera se había intentado contactar de nuevo con ellos. Enseguida nos pusimos en marcha, notificando a los 7 propietarios una audiencia para que manifestaran lo que consideraran oportuno como paso previo a la orden de ejecución”.

A raíz de esto es cuando los propietarios -que viven en Madrid- toman la decisión de iniciar un procedimiento judicial para desalojar la casa de las personas que la habían ocupada ilegalmente y poder realizar una actuación de limpieza y adecuación.

Ante el inicio de ese procedimiento judicial el Ayuntamiento no podía más que esperar a su conclusión para exigir esas medidas de mantenimiento e higiene. Así fue como en fecha 14 de febrero se procedió al levantamiento judicial que ha permitido la posterior actuación que, de acuerdo con las recomendaciones de los técnicos del departamento de Urbanismo han consistido en tapiar ventanas y puertas de la vivienda y realizar un cierre perimetral.

Según explica la concejala, “estas son cuestiones que parecen pequeñas pero que en un momento dado -cuando no se abordan y se enquistan- adquieren una dimensión mayor por la mala imagen, la insalubridad y, sobre todo, la peligrosidad. Por ello, desde el departamento, hemos intentando acelerar todo lo que estuviera en nuestras manos y hemos estado muy encima del seguimiento del proceso judicial y de que se tomen las medidas adecuadas para evitar que se vuelva a repetir la situación”.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario