ALTEA.- Una nueva reunión sobre el Plan de Participación Ciudadana para la revisión del PGOU reúne a alrededor de 150 vecinos en el CEAM de Altea

La concejalía de Urbanismo convocaba ayer una nueva reunión para la revisión del PGOU, en esta ocasión para tratar la situación de tres zonas de la parte sur de Altea, las partidas Carbonera, Els Arcs y Racons. Una jornada que tuvo una gran afluencia de público, siendo una de las reuniones más numerosas de las que se han celebrado sobre el Plan de Participación Ciudadana, superando los 150 asistentes.

Al respecto de esta jornada Imma Orozco, la concejala de Urbanismo, señalaba que ”la partida Los Arcos es una zona bastante sensible, en tanto en cuanto, el Plan General que está en exposición pública incluía una carretera como enlace entre el autopista y la carretera general, que bordeaba todo el barranco de los Arcos”. ”Esta propuesta, explicaba la concejala, provocó una respuesta por parte de los vecinos de esta zona, y desde el equipo de gobierno nos comprometimos a estudiar alternativas, porque no era la solución que considerábamos más adecuada para el pueblo de Altea y, en especial, para un lugar medioambientalmente sensible, teniendo en cuenta su posible inundabilidad, entre otros aspectos”.

”Ante esta situación, anunciaba Orozco, consideramos que hay que abrir el abanico de posibilidades, a partir del momento en que es responsabilidad nuestra definir el Plan General, por eso hemos encargado un estudio de movilidad de las zonas más sensibles de Altea, para tener una visión más global de las necesidades de las posibles soluciones que podemos dar en este plan”.

En la reunión también se habló sobre la Carbonera que en el Plan General en exposición pública es una zona de futuro desarrollo, ”y surgieron, por parte de los asistentes, algunas cuestiones no se han acabado de aclarar en el plan y que despiertan también susceptibilidades entre los residentes”, señalaba Orozco.

La concejala de Urbanismo se mostraba muy satisfecha con la celebración de estas jornadas de trabajo con los vecinos de Altea, y destacaba que ”una vez más se demuestra que estas jornadas sirven y mucho, porque estamos informando a los alteanos y alteanas y, a la vez, nos sirven también para que los ciudadanos nos hagan llegar su parecer y su sensibilidad”.

”En nuestro espíritu está escuchar e intentar recoger aquellas cuestiones que consideramos, junto con los técnicos, viables y que ayudan a mejorar en un sentido global la calidad de vida de los alteanos y alteanas; ese es el espíritu, ese es el propósito y creo que vamos en el buen camino”, añadía Imma Orozco.

Finalmente, la concejala comentaba que ”hemos heredado un documento que tenía muchas cuestiones que no nos gustaban, y lo que sí estamos es satisfechos de estar intentando cambiarlo con la ayuda de todos los alteanos y alteanas que quieren participar”.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario