BENIDORM.- El alcalde marca como prioridades para 2017 la puesta en marcha del polígono industrial y la licitación de la avenida del Mediterráneo

Asegura que va a ser un año “duro” en lo económico pero en el que se seguirá reduciendo deuda sin renunciar a la inversión

El alcalde de Benidorm, Toni Pérez, ha asegurado hoy que 2017 tiene que ser un año con dos objetivos prioritarios: la puesta en marcha del polígono industrial y la licitación del proyecto de remodelación de la avenida del Mediterráneo. En el tradicional encuentro navideño con los medios de comunicación, el alcalde se ha referido también a la necesidad de “dar una solución” a Armanello, y ha insistido en que todas estas cuestiones deben llevarse a cabo con el compromiso de todos los grupos políticos.

Pérez ha afirmado que, “pese a las dificultades económicas”, de cara al año que viene la ciudad “debe dar un paso de gigante y finalizar si es posible todo lo que permita poner en funcionamiento ya el polígono industrial”, teniendo que abordar para ello la ejecución de la rotonda que de acceso a esta zona desde la N-332 y también el vial que una este punto con la avenida de la Comunidad Valenciana.

Asimismo, se ha referido a la avenida del Mediterráneo, asegurando que “hemos trabajado mucho en el 2016” para sentar las bases de esta remodelación y “ahora necesitamos que todo el mundo esté a la altura para poder ya licitar el proyecto”. Pérez ha indicado que Benidorm no puede cerrar el año próximo “sin tener un proyecto claro, en el que todo el mundo participe en su diseño” que permita “poder saber el presupuesto de la remodelación y licitar las obras”.

El alcalde ha remarcado que estas actuaciones requieren de inversión en un año que “va a ser muy duro económicamente”, por “las obligaciones contraídas por el Ayuntamiento en 2012”, que van a provocar “una tensión de los números” y que va a propiciar que “se tenga que empezar a amortizar muchísimo capital, alrededor de unos 10 millones de euros”.

Pese a estas cifras, Pérez ha subrayado que no se va a renunciar a invertir en obras y acciones que mejoren la escena urbana, como ya se ha hecho este año y con la mirada puesta en “hacer de Benidorm una ciudad 100% accesible” en 2018, coincidiendo con el 70 aniversario de la Declaración de Derecho Humanos. El alcalde ha aclarado que a la hora de diseñar obras en vía pública se va a tener en consideración las peticiones vecinales, al igual que ha ocurrido en 2016. A este respecto ha recordado que “el primer presupuesto participativo se ha cumplido por completo como reconocía el Consejo Vecinal”, destinando recursos ‘extra’ a atender propuestas vecinales al margen de ese documento.

El alcalde ha apuntado que pese a ser el ejercicio con más inversión de los últimos años, el Ayuntamiento ha cumplido con el plan de ajuste y se ha conseguido “rebajar muchísimo la deuda, cumpliendo con los objetivos de amortización y superándolos”. De hecho al cierre de 2016 la deuda municipal quedará en alrededor de 66 millones, cuando el plan de ajuste marcaba 73.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario