BENIDORM.- El Rotary Club Benidorm arranca el curso con una ponencia sobre el agua en Alicante de manos del catedrático Antonio Gil Olcina

La entidad cuenta con varios proyectos en marcha dedicados a la ayuda social en la comarca

Gil Olcina centra su charla en el papel del Consorcio de Aguas de la Marina Baixa y asegura que el problema del agua en la comarca “está resuelto”

El Club Rotary Benidorm arranca curso y lo ha hecho este martes, 15 de septiembre, con la celebración de una asamblea en la que se han tratado temas relacionados con la entidad así como los proyectos que se van a llevar a cabo durante el año. La apertura de curso contó además con un invitado, el ilustre Antonio Gil Olcina, rector honorario de la Universidad de Alicante, exrector de la misma y catedrático de Geografía de la citada universidad.
El presidente del Rotary Club Benidorm, Jaime Carbonell, acompañado del vicepresidente de la entidad, Erik Devesa, explicó que este es “el primer acto” oficial del año para el que hay sobre la mesa varios proyectos en marcha con los que se pretende “ayudar, como es nuestra obligación, tanto a los asociados como a la gente de la comarca”.
Entre ellos destaca la entrega del Premio Isidro Cortina al mejor estudiante de la Marina Baixa que se dará en las próximas semanas pero también actividades destinadas a otros colectivos sociales con necesidades: “tenemos más peticiones que recursos pero vamos a intentar cubrir lo máximo que podamos”, afirmó Carbonell.
La apertura de curso rotario contó con la presencia de Gil Olcina, “la máxima autoridad cuando hablamos de agua en la provincia”, según el presidente. El catedrático ofreció una ponencia por la tarde sobre ‘El agua en la provincia de Alicante’ centrada en los recursos hídricos de Benidorm y la comarca y sobre el papel del Consorcio de Aguas en el abastecimiento de la Marina Baixa.
“Al hablar del problema del agua, difícilmente se puede encontrar una referencia más válida que esta ciudad porque en Benidorm comienza la región climática más seca de España, la del sudeste”, explicó Gil Olcina. El exrector afirma que debido a “una serie de condicionamientos, como el relieve y la propia orientación del temporal, la precipitación anual media se reduce de 674 mm en Dénia a 375 mm en Benidorm. Es decir, en unos pocos kilómetros la precipitación anual media se reduce a la mitad”.
Con todo, Gil Olcina argumentó que el año 1978 “marca un ápice ya que el otoño de ese año la ciudad tuvo que ser abastecida”, A partir de ese momento, la “organización y funcionamiento del Consorcio con un aprovechamiento integral, armónico y sostenible del agua permitió resolver el problema del momento pero también en la actualidad”.
Así apuntó que “el problema del abastecimiento de agua está resuelto a día de hoy contando con recursos propios y, en caso de emergencia, con la transferencia de recursos foráneos”. Gil Olcina añadió que “estamos muy lejos de aquella situación de hace 40 años. El Consorcio tiene sistemas de incautación de recursos varios y luego, en última instancia si hay dificultades, está la transferencia Rabasa-Fenollar-Amadorio que permite el acceso no solo a recursos del Júcar sino, llegado el caso, a los que maneja la mancomunidad del Taibilla”.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario