BENIDORM.- La ciudad no tendrá que comprar agua al tener garantizado el abastecimiento tras las lluvias

Los últimos dos episodios de precipitaciones garantizan también el riego en 2017 y hacen innecesario recurrir al trasvase de 7,5 hectómetros para la comarca

La ciudad propone que cada municipio reinvierta el ahorro del trasvase en mejorar su red de agua potable

Benidorm y el resto de municipios de la Marina Baixa no tendrán que comprar agua este año para el abastecimiento y el riego. Los dos episodios de intensas lluvias registrados a mediados de diciembre y del 18 al 23 de enero han supuesto “la recuperación” de los embalses y acuíferos de la comarca, lo que hace innecesario tener que recurrir a aportes externos, tal y como indican los informes elaborados por los técnicos del Consorcio de Aguas de la Marina Baixa.

De ahí que este organismo descarte el trasvase de 7,5 hectómetros cúbicos que hace dos meses pidió a la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), y haya rebajado la tasa por consumo. Una rebaja que deja esta cuota en 0,2951 euros por metro cúbico –frente a los 0,4806 fijados en noviembre- y que se ha aprobado en la sesión extraordinaria de la Junta General del Consorcio celebrada este martes en el salón de plenos del Ayuntamiento de Benidorm y que ha presidido el alcalde, Toni Pérez.

El no tener que comprar agua externa por la mejora de la situación hídrica de la comarca va a permitir reducir la aportación económica que cada municipio tiene que hacer al Consorcio. En el caso de Benidorm, esta aportación pasa de los 5,9 millones de euros previstos en noviembre a los algo menos de 4 millones aprobados hoy.

A la vista de esta mejora, Pérez ha lanzado “un mensaje de tranquilidad”, y ha destacado que “las inversiones que se han ejecutado en los últimos tiempos nos permiten un máximo aprovechamiento de los recursos” generados por los dos episodios de lluvia.

El alcalde ha señalado que a la vista de los resultados que han dado esas actuaciones “hay que seguir invirtiendo en mejorar nuestras redes de abastecimiento, de recogida y de sistemas generales del agua para que, cuando lleguen momentos tan buenos como los actuales o tan malos como los que hemos vivido hace dos meses, tengamos la capacidad de garantizar el abastecimiento como estamos haciendo”.

Pérez ha indicado que hay que seguir en “esta línea de trabajo”, y de ahí que en el seno de la reunión haya lanzado una propuesta para que “el ahorro que va a generar en las cuentas municipales la no necesidad de compra de aportes externos, la dedique cada localidad a inversiones en sus redes de agua potable”. Una medida que permitirá reducir o acabar con los problemas de turbidez en el agua que se han dado en algunos municipios de la comarca tras los dos episodios de lluvia, y que Benidorm no ha sufrido al tener potabilizadora propia.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario