BENIDORM.- Una gran columna de humo obliga a desalojar dos edificios por el incendio en un hotel cerrado

6 personas fueron atendidas por inhalación de humo en el hospital de campaña instalado por los servicios de emergencia

Un incendio en el Hotel Selomar, cerrado al público desde el año 2007 y cuyo edificio se encontraba desocupado desde entonces, ha provocado esta mañana el desalojo de 75 personas que se encontraban en los edificios colindantes y que 6 de ellas tuvieran que ser atendidas por inhalación de humo en el “hospital de campaña” instalado en la zona del siniestro. Sólo una de ellas fue trasladada al Hospital Comarcal para realizar nuevas pruebas y debido a su avanzada edad, aunque su estado no revestía peligro según informaron los servicios sanitarios. Del interior del edificio fuero rescatados tres “ocupas” que fueron trasladados a Comisaría a prestar declaración y para esclarecer los hechos.

El concejal de Seguridad Ciudadana, Lorenzo Martínez, se personó en el lugar de los hechos nada más recibir la alarma, en torno a las 9 de la mañana. En la extinción del fuego, que provocó una gran columna de humo en la zona, intervinieron 4 dotaciones del Parque Comarcal de Bomberos, apoyados por efectivos de la Policía Local, Policía Nacional, Cruz Roja, Protección Civil y personal de la empresa adjudicataria del servicio de Playas, dado que el edificio se encuentra en la primera línea de la Playa de Levante. El tráfico de peatones y vehículos estuvo interrumpido durante varias horas, desde la Plaza de la Hispanidad y hasta la Avenida Virgen del Sufragio, debido al perímetro de seguridad que se instaló en la zona. Una vez sofocado el incendio y eliminado el humo se autorizó a las personas desalojadas a volver a sus viviendas y al hotel en el que se hospedaban.

Sobre el edificio siniestrado pesaba una orden de ejecución reiterada el pasado 1 de septiembre por la Concejalía de Urbanismo que dirige Lourdes Caselles, en la que se instaba a la comunidad de propietarios a realizar “las obras necesarias” para corregir “la falta de seguridad de la marquesina de protección y los anclajes ubicados en la fachada del establecimiento hotelero”. Las dos órdenes anteriores se emitieron el 29 de mayo, poco días después de la toma de posesión de Toni Pérez como alcalde, y el
27 de julio. Precisamente dos días antes del siniestro, el pasado viernes, y raíz del último requerimiento hecho por la Concejalía de Urbanismo, un arquitecto contratado por la propiedad mantuvo una reunión con técnicos del Ayuntamiento para coordinar los trabajos de rehabilitación de la fachada “y reponer la seguridad y el ornato en la vía pública”, así como “colocar un tabicado perimetral de la zona de soportal”, según reza la última orden remitida a la comunidad de propietarios.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario