En el centenario del Tren de la Marina, la Generalitat Valenciana debe finalizar la conexión eléctrica entre Benidorm y Altea.

El área metropolitana de la Marina Baixa precisa de un TRAM rápido, eficaz y sostenible, que conecte los municipios costeros y los núcleos de servicios y de negocio.

JUAN ANGEL FERRER AZCONA
CONCEJAL NO ADSCRITO

El próximo martes 28 de octubre, se cumplen cien años de la inauguración del Tren de la Marina entre Alicante y Altea. En 1914, circulaba el primer tren de vía estrecha, que llegaba a Benidorm. Esta línea ferroviaria supuso una infraestructura revolucionaria en su tiempo, mucho antes que se vislumbrara la potencia turística de nuestra provincia. En los años 70 y 80, esta línea también contribuyó a mejorar nuestra oferta turística con el Limón Express.

Posteriormente, en las últimas décadas, se ha realizado una importante remodelación del trazado mediante la duplicidad de vía en algunos tramos y la electrificación desde Alicante hasta Benidorm. En el área metropolitana de Alicante, se ha mejorado con mayor numero de líneas que permiten disponer de un transporte público eficaz y ecológico.

Estas mejoras, desgraciadamente, no han permitido tener un medio de comunicación rápido entre Benidorm y Alicante, cuyo tiempo de viaje superior a los 75 minutos no es competitivo. En cambio, el éxito en el área de Campello-Alicante, podría trasladarse también a la comarca de La Marina Baixa. Es necesaria una conexión rápida y frecuente entre La Vila Joiosa, Finestrat, Benidorm, L’Alfaz del Pi y Altea.

En el trayecto de nuestra comarca, hay zonas de importante flujo de usuarios como el Hospital Comarcal, el área comercial de Finestrat, la ciudad y la huerta de Benidorm y el núcleo urbano de Altea. Son numerosos los trabajadores que a diario precisan de un medio de transporte eficaz y sostenible en nuestra comarca.

Sin embargo, una vez más, una parte de Benidorm se ha quedado descolgada de la modernidad. Con la debacle económica de la Generalitat, se ha interrumpido la electrificación de la línea en la estación de Benidorm y la mejora del trazado hasta Altea. La necesidad de transbordo a un convoy diesel dificulta la conectividad con las paradas de Área Disco, Camí Coves y L’Alfas del Pi, situadas en la huerta de Benidorm.

Ahora se cumplen cien años de aquel importante acontecimiento. Una máquina de vapor, un instrumento LIMON SPRENTrevolucionario entonces, hacía entrada en la estación de Benidorm y después seguía hasta Altea. Ahora, es el momento de festejar el aniversario y de elogiar el importante papel que ha devenido su historia centenaria.

Sin embargo, es el tiempo de mirar hacia el futuro y de mejorar su trazado, su infraestructura y sus conexiones. Los ciudadanos de Benidorm y del resto de la Marina Baixa se merecen un transporte público moderno y eficiente.

La Generalitat Valenciana está elaborando los presupuestos para el año 2015. Aprovechando el aniversario, hay que impulsar la conexión entre Benidorm y Altea. Es preciso que se destinen las partidas correspondientes para la electrificación de este tramo, para finalizar las obras de doble vía que ya estaban iniciadas y para que la modernidad alcance a la huerta de Benidorm.

El área metropolitana de la Marina Baixa se vería beneficiado por un sistema de TRAM rápido que mejoraría la calidad de vida de sus ciudadanos y también de los turistas.

El plan de modernización de la línea entre Benidorm y Altea no debe quedar en un titular. Se deben licitar de forma inmediata todas las obras que falten para que la conexión entre Altea y Benidorm sea una realidad a corto plazo.

En otra época, habría algún fasto y algún discurso grandilocuente. Ahora, no estamos para tirar cohetes; lo importante es que el tren de la Marina vuelva a ser un elemento vanguardista como lo fue hace cien años.

Benidorm, a 24 de octubre de 2014.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario