LA VILA.- Los herederos de Jaume “Pere-Isidro” depositan en Vilamuseu los objetos de la Ermita de San Isidro para su conservación, investigación y difusión

Este depósito, en forma de comodato, se ha hecho con el fin de proteger las piezas de cualquier acto vandálico que pudieran sufrir en la Ermita al encontrarse en una zona rural, de mantenerlas en condiciones estables de humedad y temperatura para preservar su buena conservación y de investigarlas y divulgarlas al público

Los herederos de Jaume “Pere-Isidro” han decidido depositar en Vilamuseu (Red Municipal de Museos y Monumentos de Villajoyosa) todas las piezas pertenecientes a la Ermita de San Isidro situada en la finca de La Campaneta, de la partida de la Almiserà. Consuelo Pérez Lloret hizo entrega la semana pasada, en nombre de toda la familia propietaria de la finca, de las tres últimas piezas entre las que se encontraba la imagen del santo que da nombre a la ermita, S. Isidro, patrón de los agricultores desde 1622.

Estas piezas han estado presentes en todas las ceremonias religiosas que se han celebrado allí desde que Pedro Lloret Soriano, abuelo de Consuelo, comprara la finca de La Campaneta a principios del siglo XX. Este depósito, en forma de comodato, se ha hecho con el fin de proteger las piezas de cualquier acto vandálico que pudieran sufrir en la Ermita al encontrarse en una zona rural, de mantenerlas en condiciones estables de humedad y temperatura para preservar su buena conservación y de investigarlas y divulgarlas al público. Aunque en general la familia los conservó en buen estado, ahora comienza un proceso de restauración con el fin de que se puedan seguir utilizando en actos litúrgicos, de modo que la ermita no pierda su función.

Entre las 35 piezas antiguas depositadas se encuentra imaginería religiosa (Cristo crucificado, San Isidro…), pinturas sobre tabla que decoraban la ermita (sagrado corazón de María, Santiago apóstol…), así como objetos de altar (candelabros, cáliz, vinajeras, cruz, misal…), los paños litúrgicos (corporal, manutergio, palia, purificador…) y la indumentaria eclesiástica (alba, casulla, estola…) necesarios para oficiar una misa.

Destaca entre todas ellas la campana de bronce que data de 1726, que estaba situada en la espadaña de la ermita y que da nombre a la finca de la Campaneta. Se encuentra en muy buen estado de conservación junto con su yugo original de madera. Tras impactar un rayo en la espadaña de la ermita, la familia decidió recoger la campana para evitar que se perdiera. Se pretende realizar en un futuro próximo una réplica de bronce para reinstalarla en la espadaña, preservando el original por su gran antigüedad.

Este depósito es de una importancia crucial para la preservación de las tradiciones populares de la huerta vilera y la recuperación de su patrimonio material e inmaterial.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario