LA VILA.- Presentado en Madrid el cambio del modelo económico vilero basado en el turismo cultural

Manteniendo las tradicionales industrias, la Vila apuesta por una economía basada en el turismo con accesibilidad total, actualizado en el campo de las nuevas tecnologías, patrimonial y sostenible

El Alcalde manifestó ayer en el acto organizado por el Ministerio de Turismo a través de SEGITTUR y ante los máximos responsables de turismo del Estado, -dentro de una mesa redonda de las 5 ciudades escogidas para desarrollarse como Smart Destination-, que la Vila estaba en pleno proceso de modificación de su modelo económico. La Vila seguirá destacando por sus industrias emblemáticas de chocolate, turrón y pesca, y también potenciando el sector terciario y la restauración, pero ha llegado la hora de que nuestra manera de generar recursos y puestos de trabajo sea a través de nuestra historia y de nuestro importantísimo patrimonio cultural. Hitos como la cantidad de bienes de interés cultural, descubrimientos arqueológicos como el pecio romano o las termas imperiales, u obras de inminente inauguración como el Vilamuseu, se unen a los 14 kilómetros de costas, un casco histórico único, una gastronomía de mar y huerta envidiable, lugares turísticos visitables con máxima accesibilidad para personas con movilidad reducida, con el máximo desarrollo de las nuevas tecnologías al servicio del usuario turístico y una incipiente oferta hostelera que ampliará a corto plazo las camas disponibles en la ciudad, hacen que la orientación económica de la ciudad vea en estos atractivos los nuevos nichos de negocio y de generar empleo de la ciudad. La apuesta del gobierno vilero es clara y todas las actuaciones van encaminadas a la puesta en valor de todo este rico patrimonio del cual se servirá la sociedad y la inversión vilera con el fin de dar unos frutos que redunden en la recepción de turistas que disfrutan del patrimonio cultural, y además, a tan sólo un paso del maravilloso sol y playa que siempre hemos sido capaces de ofrecer.

La Vila destacó su situación cambiante ante ciudades que llevan más tiempo en ese proceso de cambio, como son Marbella, Casteldefels, Palma de Mallorca y La Palma de Gran Canaria, y se enriqueció intercambiando experiencias con las demás poblaciones, que, en todos los casos, son superiores presupuestariamente y en número de habitantes. La Vila avanza cada día en su oferta diferenciadora y complementaria respecto de lo que ofrece la zona geográfica en la que nos encontramos, y además lo hace desde la seguridad que ofrece el saberse única en su patrimonio y por lo tanto insustituible por quienes quisieran ocupar su lugar. Por último hay que tener en cuenta que todas estas iniciativas, en lo que respecta a nuevas tecnologías aplicadas al usuario o corregir accesibilidades defectuosas, no sólo benefician al visitante sino que redundan, sobre todo, en el bienestar del usuario permanente que en este caso, somos los propios vileros.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario