LA VILA.- Vilamuseu oferta un programa de ocio para toda la familia

Vilamuseu se quiere convertir en un museo familiar, donde padres, hijos, hermanos, tíos, abuelos, todos juntos puedan compartir momentos de ocio y esparcimiento, mientras conocen un poco de la historia de la localidad a través de la exposición “Tresors de la Vila Joiosa”. Estas Navidades así se lo han propuesto y están desarrollando un amplio abanico de propuestas pensadas para toda la familia.

La exposición “Tresors de la Vila Joiosa” recoge las piezas más curiosas que ha dado la arqueología vilera, algunas de ellas son únicas en la península. A los más pequeños les gusta ver, entre otras cosas, una cantimplora de hace 2.600 años o con conocer con qué juguetes se divertían los niños romanos. Además la exposición cuenta con un itinerario sensorial que da la posibilidad de experimentar, tocar réplicas y originales y ver objetos reconstruidos como si estuvieran recién fabricados y en uso. Es el caso de las armas del guerrero íbero, donde se puede comprobar qué mide y qué pesa una falcata o cómo agarrar una lanza o un soliferrum, tocar un mosaico romano, etc.

En las visitas al Taller del Bou Ferrer los niños pueden conocer la historia de un naufragio de época romana, y no de cualquier barco sino de un enorme mercante con una carga que iba dirigida a Roma por encargo del emperador. En esta sala también podrán tocar las ánforas, oler la resina que las hacía impermeables y descifrar las inscripciones de los lingotes de plomo.

Además, las familias tienen todas las comodidades en este museo. Vilamuseu dispone de silla de paseo de préstamo, sala de lactancia con microondas, calienta biberones y trona, cambiadores en todos los aseos masculinos y femeninos, lavabos adaptados a la altura de los niños, rampas y ascensores que facilitan el acceso a los carritos de bebé y zonas de descanso con recursos para que los niños puedan dibujar y pintar sus piezas preferidas y decorarlas con diferentes materiales.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario