L’ALFAS.- Un millar de alumnos participarán en el Programa de Educación Vial del Ayuntamiento

La concejalía de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi desarrolla por sexto año consecutivo un Programa de Educación Vial dirigido a alumnos de Infantil y Primaria. Este año más de un millar de niños y niñas de los colegios públicos Santísimo Cristo del Buen Acierto, Veles e Vents y Racó de l’Albir, y de los centros privados Sierra Bernia School y Den Norske Skole Costa Blanca participarán en el programa. “Se trata de una actividad que ofrecemos a los colegios del municipio, en coordinación con la concejalía de Educación, con el fin de proporcionar a los niños y niñas actitudes, valores y comportamientos que garanticen su seguridad”, declaró Genoveva Tent, edil de Seguridad Ciudadana.

Los contenidos pedagógicos están adaptados a cada una de las etapas educativas y responden al tratamiento de los factores de riesgo vial más frecuentes en cada una de las edades. El programa lo imparte el agente de Policía Local Javier Chust y participan alumnos de 2º, 4º y 6º de Primaria. Los escolares reciben dos sesiones teóricas sobre conceptos básicos de circulación en los distintos roles y disfrutan de dos clases prácticas en un circuito de tráfico, que reproduce de forma casi real el entorno en el que se mueven habitualmente. Además, los niños y niñas de 4 años realizan una visita al Retén de la Policía Local, una primera toma de contacto con las instalaciones y el parque móvil, y con los de 5 años se programa una sesión en los colegios, muy básica, para que vayan conociendo algunas normas de circulación.

“Este año, como novedad, vamos a incidir en las normas de seguridad para scooters, rollers y skaters, para que sean conscientes de los riesgos a los que se exponen si circulan de forma temeraria y sin protección, riesgos para ellos mismos y para los que les rodean”, explicó Javier Chust, responsable de la formación.

Desde la concejalía de Seguridad Ciudadana se incide en la importancia de educar para prevenir conductas indeseadas e imprudentes. Los alumnos aprenden de forma muy amena conocimientos, hábitos y actitudes responsables y cívicas en relación con el tráfico que contribuyen a minimizar el porcentaje de posibilidades de sufrir accidentes. De hecho, los escolares se convierten en promotores de la educación vial en su familia y en su entorno.“Son los niños y niñas los que muchas veces corrigen a sus padres y les recuerdan la importancia de ponerse el cinturón y de no hablar por el móvil mientras se conduce”, destacó Tent.

Se trata de “concienciar en la necesidad de asumir una actitud responsable para evitar los accidentes y las graves consecuencias que se producen, aprendiendo a tomar decisiones adecuadas para evitar situaciones de peligro”, añadió Isabel Muñoz, edil de Educación.

El programa se realiza a lo largo del curso escolar y finaliza con un concurso de dibujo, que este año celebrará su tercera edición.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario