Un otoño más, la lluvia encharca las calles de Benidorm.

El edil no adscrito del Ayuntamiento de Benidorm Juan Ángel Ferrer,  también salio al paso con los problemas que ha tenido la ciudad con las lluvias del domingo. Según indica la nota  “Cada año pagamos más de 2.300.000 euros por el alcantarillado, un plan de inversiones de 18 millones y se repiten las inundaciones en los mismos puntos de la ciudad”.
En Benidorm, la máxima de que el hombre es el único animal que tropieza en la misma piedra se hace realidad cada otoño. Un tropiezo que aparece siempre que llueve algo más de lo habitual en nuestras calles. Las redes sociales se han inundado de fotos y vídeos ofreciendo las imágenes de los más que charcos que se produjeron con la lluvia, subraya el edil en su nota.
La nota indica que “También las redes sociales llevan semanas denunciando el estado de los imbornales. Sin embargo, han tenido que ser, una vez más, los bomberos y la policía los que resuelvan el problema. En Benidorm, el Ayuntamiento es incapaz de prevenir los efectos de la lluvia. La Avenida Alfonso Puchades estaba convertida en un verdadero embalse a nivel de la curva con Emilio Ortuño. En otras calles, el agua entraba en los comercios. Algunos coches estaban inundados hasta sus cristales y las trapas del alcantarillado parecían geiseres urbanos. Es la triste imagen de una ciudad internacional que pretende ser moderna y obtener el titulo de smart city”.
Ferrer indica que los presupuestos municipales para este año prevé una recaudación de 2.310.000 euros por la tasa de alcantarillado. El año pasado fueron 2.225.000 euros, un aumento de 85.000 euros. El Plan de Inversiones de Hidraqua permitió que se ampliara su contrato en 10 años más a cambio de obras por un valor de 17.926.500 euros en la red de agua, de pluviales y de alcantarillado.
Juan Ángel Ferrer, manifiesta que “Sin embargo, todo ese dinero parece que no puede evitar que Benidorm se convierta en un gran charco cuando llega el otoño. Tras las imágenes, hay que preguntarse para qué pagamos todo ese dinero si al final tienen que ser los bomberos y la policía los que solucionen el problema. Nos gastamos 200.000 euros cada mes y no hay forma de que el agua circule bien por nuestras calles”.
Subrayó que “Nos dirán que una tromba de agua no se puede prevenir, sobre todo, con la información meteorológica que ofrece la web municipal. Nos dirán que se habían limpiado los imbornales. Nos dirán que la Policía y los Bomberos han actuado correctamente; menos mal que ellos si que están siempre dispuestos”.
La nota de prensa concluye indicando que “Mientras el agua anega la ciudad, a pesar de los millones de euros que nos cuesta el alcantarillado, el gobierno municipal como si no pasara nada. Hacen una valoración de los daños, pero no de lo que no han hecho y publican su foto, repito, como si no pasara nada. Un otoño más, los ciudadanos comprueban la ineptitud de los gobernantes. Un otoño más, los ciudadanos se preguntan para que sirven los impuestos y las tasas que pagan religiosamente. Un otoño más, los ciudadanos se sorprenden de que sabiendo lo que va a pasar sus políticos no lo solucionan”.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario