El Ayuntamiento de Benidorm externaliza la mayoría de los servicios públicos obligatorios

Con estas contratas externas, se gastan casi 7 millones de euros solo con el IVA y el beneficio industrial

JUAN ANGEL FERRER AZCONA
CONCEJAL NO ADSCRITO

La Ley de Bases de Régimen Local, establece los servicios mínimos que cada municipio debe prestar a sus ciudadanos. En concreto, el artículo 26 dice textualmente: Los Municipios deberán prestar, en todo caso, los servicios siguientes:

a) En todos los Municipios: alumbrado público, cementerio, recogida de residuos, limpieza viaria, abastecimiento domiciliario de agua potable, alcantarillado, acceso a los núcleos de población y pavimentación de las vías públicas.
b) En los Municipios con población superior a 5.000 habitantes, además: parque público, biblioteca pública y tratamiento de residuos.
c) En los Municipios con población superior a 20.000 habitantes, además: protección civil, evaluación e información de situaciones de necesidad social y la atención inmediata a personas en situación o riesgo de exclusión social, prevención y extinción de incendios e instalaciones deportivas de uso público.
d) En los Municipios con población superior a 50.000 habitantes, además: transporte colectivo urbano de viajeros y medio ambiente urbano.

Además en Benidorm, el Ayuntamiento tiene que prestar más servicios como la grúa, la ORA, la limpieza y el socorrismo en las playas, la promoción turística, la publicidad y el mobiliario urbano, escuelas infantiles,…

Si revisamos el modo de gestión, apreciamos que el Ayuntamiento tiene externalizados la mayoría de sus servicios. De los 18 tipos básicos que establece la Ley, 11 están en manos de empresas externas, 2 se hace de forma combinada y solo cinco se gestionan de forma directa por el Ayuntamiento. Se ha preferido dejar en manos de empresas privadas la prestación de servicios municipales sin ninguna explicación sobre sus bondades o su eficacia. Más del 60 % de los servicios están externalizados, sin contar la gestión de las instalaciones deportivas o la información en materia de bienestar social, que se hace mediante medios municipales y contratos externos.

Tan solo el cementerio, el acceso a núcleos población, las Bibliotecas públicas, Protección civil o el Medio ambiente urbano están en manos municipales.

Si valoramos el importe de estos servicios mínimos, entonces los datos son aún más evidentes. Según presupuesto de 2014, sobre un total de 31.794.580 euros, las empresas privadas contratadas gestionan casi 28 millones de euros. Se hacen con el 87 % de la tarta. Estas cifras requieren, al menos, alguna reflexión. Una reflexión no solamente que afecta a Benidorm, sino a todo el modelo español de prestación de servicios municipales.

Si estos 28 millones se gestionaran de forma municipal, al quitar el 21 % de I.V.A. y el 4 % de beneficio industrial, podría obtenerse un ahorro cercano a los siete millones de euros. Una cifra nada desdeñable para unas cuentas públicas exangües por la deuda que arrastran y la falta de ingresos.

¿ Hace el Ayuntamiento dejación de sus funciones y de sus competencias propias?. Parece que el Ayuntamiento solo sea un órgano mal gestionado por unos políticos que no administran el dinero público pensando en el interés general.

¿ Es el Ayuntamiento una simple fuente negocios para empresas privadas, casi en régimen de monopolio de los servicios municipales?. Se prefiere olvidar los servicios a los ciudadanos y dejar que las empresas, muchas veces sin control, hagan su agosto.

¿ Por qué no se intenta gestionar pensando en el ahorro de los servicios públicos?. No hay ningún interés en quitar del gasto esos millones de IVA que hay que entregar a las contratas externas. Gobernar es trabajar, trabajar pensando en la ciudad y no buscar la foto, el sarao y el sueldo de final de mes.

¿ Las empresas contratadas ofrecen siempre la mejor calidad de los servicios públicos?. Con la búsqueda de beneficios, se dejan en el tintero muchas de las condiciones de los pliegos de cláusulas. Las contratas, ante la ausencia de supervisión municipal, se limitan a cumplir con los mínimos y nunca llegan a ofrecer lo que se les exige en los contratos.

¿ Por qué siempre los políticos de turno defienden a las empresas concesionarias aún sabiendo que no cumplen con sus contratos?. Algunas de las empresas que se llevan esos 28 millones de nuestra ciudad son motivo de escándalos y titulares en otros lugares de España. Es un sistema perverso que facilita el oscurantismo, el contrato amigable y casi siempre el perjuicio para las haciendas municipales.

Seguramente, todo no será igual para todas las empresas y para todos los servicios municipales. Habrá servicios que será mejor externalizarlos como los bomberos o el tratamiento de las basuras, especialmente porque dependen de una gestión compartida por varios municipios, buscando la eficiencia. Para otros servicios, quizás será conveniente contar con la participación de empresas especializadas. Y en otras circunstancias, deberá seguir con la externalización.

Estamos cansados de oír la frase de colaboración público – privada para la gestión municipal. Pero esa colaboración es asimétrica, no es recíproca. Es una colaboración donde el Ayuntamiento pone la ciudad y el dinero y las empresas privadas se llevan los beneficios a cambio de servicios deficientes. Y como siempre, hay algunos políticos sin escrúpulos que se llevan los privilegios.

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario