BENIDORM.- El Ayuntamiento limpiará los tramos urbanos de los barrancos para evitar riadas en caso de gota fría

González de Zárate explica que falta decidir si esta limpieza se hará con una empresa externa o con personal municipal, y lamenta la desidia del anterior gobierno en este asunto

El Ayuntamiento de Benidorm limpiará los tramos urbanos de los barrancos para evitar riadas en caso de que se produzca en los próximos meses un episodio de “gota fría”, según ha adelantado el concejal de Medio Ambiente y portavoz del gobierno local, José Ramón González de Zárate.

El edil ha explicado que se ha pedido ya a los técnicos municipales “un informe sobre las prioridades en la limpieza de barrancos”, y que esta limpieza se realizará en orden de “peligrosidad”, actuando primero en aquellos barrancos que puedan entrañar más riesgo para la seguridad de las personas y la ciudad.

De Zárate ha indicado que desde el gobierno local “vamos a ver la viabilidad de hacer esta limpieza con los servicios técnicos municipales o con un contrato externo con alguna empresa”, como ya se hizo hace dos semanas para la retirada de escombros en la partida rural de La Lloma.

El responsable de Medio Ambiente ha recordado que la limpieza de los barrancos en su parte urbana compete al Ayuntamiento, mientras que el resto de tramos corresponde a la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ). De Zárate ha lamentado y criticado la “dejadez y la desidia” del anterior gobierno local, para el que “no era una prioridad la limpieza de los barrancos”, y ha calificado de “indecente” que no se atendiera este asunto.

El concejal ha indicado, además, que en los últimos años la falta de limpieza no se ha limitado sólo a los tramos urbanos de los barrancos, sino que también ha afectado a los caminos rurales o a los accesos al parque natural de Serra Gelada. En este sentido, De Zárate ha dado la razón al grupo municipal de Compromís-Los Verdes, que este fin de semana ha denunciado la acumulación de escombros y enseres en las inmediaciones del parque natural.

De Zárate ha remarcado que esta acumulación “no es de dos meses a esta parte” sino de mucho tiempo atrás y ha recordado que los informes de la Patrulla Rural de la Policía Local y del técnico de Medio Ambiente ponen de manifiesto que los caminos rurales “llevan dos o tres años sin limpiarse” y que retirar todos los escombros y enseres del municipio tendría un coste de unos 200.000 euros para el Ayuntamiento.

Ante la falta de ese presupuesto, el concejal ha explicado que se está actuando en las zonas más conflictivas como La Lloma o la calle Nápoles hasta llegar a la depuradora.

Deja un comentario