ALTEA.- El alcalde y la Consellera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente presentan las actividades conmemorativas del centenario del tren Altea – Alicante

La Consellera, Isabel Bonig, ha anunciado que la electrificación llegará a Altea en un plazo de 4 ó 5 años

El antiguo depósito de locomotoras de la estación de Altea y la antigua Fonda ‘’Gran Hotel La Marina” acogerán exposiciones dedicadas a la efeméride

El alcalde de Altea, Miguel Ortiz, ha recibido a la Consellera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, Isabel Bonig en la Estación del TRAM de Altea, donde se han presentado los actos conmemorativos con motivo del centenario del tren de la Marina Altea – Alicante, que se van a llevar a cabo a lo largo del mes de noviembre. El primer edil de Altea y la consellera han tenido ocasión de visitar las instalaciones de la estación, donde una placa conmemora el centenario.
El Ayuntamiento de Altea y Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) han programado exposiciones y conferencias con motivo de este aniversario. Al acto de presentación de las las actividades conmemorativas también han asistido el director gerente de FGV, Pablo Cotino; el delegado de FGV en Alicante, José Pacual Rubio; Manuel Pérez Fenoll, Diputado Provincial y alcaldes y ediles de la Marina Alta y Baixa, así como vecinos de la localidad.

La línea de ferrocarril, con ancho de vía métrica y tracción a vapor, se inauguró entre Alicante y Altea el día 28 de octubre de 1914, y entre Altea y Dénia el 11 de julio de 1915, con una longitud total de 92,7 kilómetros. En la actualidad, esta línea forma parte del TRAM de Alicante, en concreto la conexión con Altea pertenece a la Línea 9 (Benidorm-Denia).

Miguel Ortiz ha agradecido la presencia en el acto de todos los asistentes, autoridades y representantes de FGV, así como la colaboración en las diversas exposiciones de los alteanos Vicent Serra, Juan Vicente Martín y Ximo Romà. El alcalde ha destacado la importancia de la llegada del tren a Altea hace 100 años, ‘’lo que supuso un hito en los medios de transporte de la época, y conectó Altea con la capital de la provincia, facilitando el comercio y el desarrollo social y económico de la localidad’’. Asimismo, el alcalde ha incidido en que ‘’es imprescindible seguir modernizando las infraestructuras y los medios de transporte’’ y ha hecho especial hincapié en la futura electrificación del TRAM en Altea, así como en la conexión ferroviaria TRAM – AVE.

Por su parte, Isabel Bonig ha destacado que “el servicio que presta actualmente el TRAM de Alicante da continuidad y garantiza el futuro de los 100 años del ferrocarril en Altea. Esta línea que une Alicante con La Marina cuenta con un pasado centenario pero por delante tiene muchos años de vida como transporte vertebrador, capaz de garantizar la movilidad de miles de usuarios de las poblaciones del norte de Alicante”.

La consellera ha explicado que “coincidiendo con este centenario, FGV está desarrollando desde el pasado año un amplio proceso de renovación de la Línea 9 del TRAM de Alicante que une Benidorm y Denia, a través de un Plan de Modernización, dotado con más de 40 millones de euros’’. Y ha anunciado que la electrificación del tramo de Altea está prevista para dentro de 4 ó 5 años, dentro de este Plan de Modernización.

FGV ha adjudicado ya más de 17 millones de euros en distintas actuaciones que permitirán la instalación de una moderna red de comunicaciones, un sistema de protección automática de trenes, un sistema de gestión de tráfico centralizada y un renovado sistema de bloqueo ferroviario, incrementando las condiciones de seguridad de la línea. A su vez, se ha adjudicado el concurso para la mejora técnica de los seis trenes diesel de la serie MAN 2.500 en servicio actualmente.

“Gracias a estas inversiones, el TRAM de Alicante contará con una red completamente renovada y que cumplirá modernos estándares de explotación. Las actuaciones redundarán en una mayor seguridad confortabilidad del trayecto, una gestión del tráfico ferroviario más óptima y en un mantenimiento más eficiente”, ha destacado Isabel Bonig.

Actividades previstas

El alcalde, Miguel Ortiz, y la consellera, Isabel Bonig, junto al resto de asistentes, han visitado la antigua Fonda “El Gran Hotel La Marina”, situada junto a la estación de Altea, que acoge una exposición sobre el “trenet” de La Marina. El historiador local, Juan Martín Devesa, ha sido el encargado de explicar los detalles de la misma. La exposición permite ver cómo se organizaba la circulación en una estación, así como aquellos elementos que utilizaba la brigada de Vías y Obras para desempeñar sus funciones diarias y, por último, una temática relativa a los efectos que la puesta en marcha del “trenet” produjo sobre el desarrollo social y económico de Altea y su comarca. Esta muestra está compuesta por piezas de material ferroviario, documentos y fotografías inéditas, aportados por aficionados al ferrocarril de la zona y del archivo de FGV. La Casa Fonda, propiedad del alteano Ximo Romà, fue construida tras la llegada del tren a Altea y mantiene el mobiliario original de principios del siglo XX.

Seguidamente han visitado el antiguo depósito de locomotoras de la estación, donde se ubica una reproducción a escala de la estación de Altea construida por Vicent Serrat, jefe de estación de Altea desde 1990 a 2013, así como diferentes elementos ferroviarios.
De manera paralela, se han organizado visitas guiadas a las exposiciones y conferencias sobre el ‘’trenet’’ de La Marina desde diferentes puntos de vista: histórico, técnico o social.

El montaje de las exposiciones y las coordinación de las visitas guiadas y conferencias serán llevadas a cabo en colaboración con FGV por Vicent Serrat, jefe de estación de Altea desde 1990 a 2013, y Juan Vicente Martín Devesa, historiador y escritor local.

100 años de historia

Desde su inauguración, la línea de ferrocarril representó una notable mejora de las comunicaciones para la comarca de La Marina. En los primeros años transportaba hasta Alicante y su puerto las más variadas mercancías de La Marina, como pasas, frutas, hortalizas, vinos, juguetes o material de construcción, transportando al regreso el guano que llegaba al puerto de Alicante y los granos y harinas de La Mancha, que llegaban por ferrocarril.

Poblaciones intermedias, como Altea, Benidorm o Calpe vieron facilitado el transporte de mercancías y viajeros, muy especialmente, a partir del crecimiento demográfico que se experimentó con la llegada del turismo a algunas poblaciones de la comarca, entre las que destaca Benidorm. Pese al auge del transporte por carretera a partir de la mejora económica de los años 50, el ferrocarril cumplía una función social muy importante como medio de transporte económico, aunque no se pudo evitar la práctica desaparición del transporte de mercancías entre los años 40 y 50.

En cuanto al transporte de viajeros, experimentó un notable aumento a partir de los años 40, cuando duplicó el número de viajeros anuales. Si, entre 1917 y 1936, la media anual de viajeros estaba sobre los 240.000, entre 1940 y 1950 pasó a superar los 550.000. Posteriormente, en la época en que el ferrocarril era explotado por FEVE, concretamente en el año 1973, se superó la cifra de 1.100.000 viajeros, coincidiendo con la inauguración del primer tren turístico de España, “Limón Exprés” dos años antes, en 1971, manteniéndose la tendencia en aumento hasta su traspaso definitivo a la Generalitat Valenciana en 1986.

La línea Alicante-Dénia fue traspasada en 1986 a la Generalitat Valenciana. El 10 de noviembre de 1986 se crea la entidad de derecho público Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) y la línea pasa a depender de ésta.

PROGRAMA TREN

Sé el primero en comentar

Deja un comentario