BENIDORM.- El Ayuntamiento recurrirá el deslinde propuesto por Costas y pedirá también la desafectación de las avenidas de Alcoy, Madrid y Verge del Sofratge

Solicita reuniones a Costas y al Ministerio para plantear que se aplique el deslinde de 1964 y evitar afecciones a edificios de la primera línea

La edil de Urbanismo de Benidorm, Lourdes Caselles, ha anunciado que el Ayuntamiento va a presentar un recurso de reposición frente al nuevo deslinde propuesto por la Dirección General de Costas que afecta a varios edificios de la primera línea de Levante y Poniente, y que deja también dentro del dominio público marítimo-terrestre las avenidas de Alcoy y Madrid y la calle Verge del Sofratge.

Según ha explicado Caselles, la Junta de Gobierno local aprobó ayer por unanimidad la presentación de este recurso, que llega después de que Costas desestimase a mediados de julio las alegaciones presentadas hace meses por el Ayuntamiento.

La edil ha recordado que este nuevo deslinde cambia “el concepto de ribera marítima”, que retrocede respecto a la que operaba hasta ahora, lo que a su vez también ha repercutido en el dominio público marítimo-terrestre y en las zonas de servidumbre de tránsito y de protección.

Caselles ha indicado que con ese nuevo deslinde “hay edificios que no puede ni rehabilitar los balcones, por lo que van a sufrir un menoscabo no sólo estético, sino de seguridad”. De hecho, ha apuntado que Costas ha denegado a una comunidad de propietarios de Poniente hacer obras de conservación en los balcones.

Al Ayuntamiento, por su parte, le ocurre algo parecido en las avenidas Alcoy, Madrid o Verge del Sofratge, donde con el nuevo deslinde también se ve obligado a “pedir permiso a Costas para cambiar una farola”.

Por eso, además de reiterar las alegaciones presentadas en su momento, en el recurso de reposición -que ya preparan los técnicos- se va a solicitar también “la desafectación y reversión de estas tres calles, para que dejen de ser dominio marítimo y pasen a ser dominio del Ayuntamiento”.

A parte del recurso de reposición, el gobierno local ha pedido reuniones con Costas y con el Ministerio de Medio Ambiente, en las que expondrá “la realidad” de Benidorm y en las que se solicitará “volcar el deslinde de 1964 en el actual, que entendemos que es lo lógico”.

El recurso de reposición es la única vía administrativa que le queda al Ayuntamiento para intentar cambiar el deslinde propuesto por Costas. Si esta vía no surte efecto, habría que plantearse, en todo caso, la presentación de un recurso contencioso administrativo.

Deja un comentario